Construye un equipo imparable en 4 pasos infalibles

Capital Humano

Héctor J. De La Cruz

Héctor J. De La Cruz


  • Ingeniero
  • Community manager


Los emprendedores suelen estar tan ocupados construyendo sus empresas y mejorando sus productos que subestiman el valor de la cultura empresarial. No se trata sólo de salas de juegos, bocadillos gratis o viernes informal, sino de cómo tu equipo trabaja en conjunto, de lo que cree y valora. Para trabajar de manera efectiva necesitas construir una sólida cultura empresarial. Así puedes lograrlo.


Usa tus fortalezas

La cultura en las startups son creadas por sus fundadores. Por ejemplo, si son vendedores, la empresa valorará las ventas, ante todo. Los fundadores sabrán cómo contratar a los mejores vendedores e incluso para otros puestos, buscarán personas orientadas al cliente. Como fundador, debes construir la cultura de tu empresa basándote en tus fortalezas. No trates de ser alguien que no eres. Si eres un diseñador-fundador, construye una cultura empresarial que valore el diseño. Nadie más puede vencerte en tu propio terreno. Por el contrario, si intentas construir una cultura en torno a algo que no eres, fracasarás.


Sé transparente

Siempre debes ser claro y transparente cuando te comuniques con tus empleados. Necesitan saber si la compañía está creciendo, qué tipo de esfuerzo será recompensado. Incluso cuando las noticias son malas, debes comunicarte claramente con tu equipo y explicar lo que sucede dentro de la empresa. Date tiempo para escuchar todas las inquietudes de los empleados y haz lo mejor para resolverlas. Mantén un canal de comunicación abierto. Organiza reuniones individuales con tus colaboradores, la cultura prospera cuando todas las voces son escuchadas. Una vez que tu startup crezca haz que los líderes de cada equipo mantengan reuniones uno a uno con sus colaboradores. Como líder, es tu responsabilidad encontrar el tiempo para recordarle a las personas lo que es importante.


Establece valores

Define los valores de tu empresa desde el inicio y habla sobre ellos con frecuencia. Piensa en lo que es importante para tu negocio. También puedes pedirles a los miembros de tu equipo que se siente a solas y escriban los valores que consideren que están relacionados con tu compañía. Por ejemplo, ¿cuál es su enfoque de las horas de trabajo flexibles? Estos pueden parecer detalles menores, pero conocer tus valores de antemano te ayudarán a evitar sorpresas en el futuro. Recuerda que la mejor manera de compartir los valores con tu equipo es ser un ejemplo. 


Contrata en consecuencia

No contrates a alguien solo porque tienen un gran currículum. Presta atención a si esta persona encajaría o no con la cultura de tu empresa. La mejor manera de entender si alguien se adaptará a tu cultura es llevarlo a almorzar o pedirle que pase tiempo con tu equipo actual. De esta manera, puedes hacer una mejor evaluación al observar cómo el candidato responde en un ambiente relajado. Busca la diversidad; tener diferentes puntos de vista y antecedentes a tu empresa te ayudará a comprender a tus clientes desde una variedad de perspectivas diferentes.


Cotiza tu proyecto

Haz click aquí

También te puede interesar